Caballo de Polo

El polo es un deporte que se practica con cuatro jinetes montados en caballo de Polo, quienes deben golpear una pelota de madera o plástico hacia la portería rival. Actualmente no se conoce su origen. Con el paso de los años, los caballos destinados a esta práctica deportiva, se han ido adaptando y al mismo tiempo aleccionando de acuerdo con las necesidades, así como la dinámica del propio juego.

En principio la práctica de este deporte se caracterizaba por la rusticidad durante su ejecución, sin embargo, entre las décadas de los 70 y 80, con la profesionalización del mismo, los niveles de esta disminuyeron, sobre todo con la velocidad que alcanza el animal, lo cual se ha convertido en su característica más destacable. Los ejemplares utilizados para la práctica de este deporte son los de la raza pura sangre.

Origen del Caballo de Polo

El caballo de polo, al tratarse de la raza de pura sangre, su origen se remonta al siglo XVII, cuando fueron ingresados en Inglaterra tanto caballos de origen árabe como berberisco. Esta raza surge de la combinación o mestizaje de campo cruzados con caballos pura sangre de carrera, lo cual provoca una variación genética, que hace única a esta raza.

Caballo de Polo

Para lograr la producción de ejemplares excepcionales, el caballo y yegua que se utilizan como progenitores, son sometidos a estudios, que verifican que su genética es la adecuada para dar una cría. Este sistema se ha utilizado por más de un siglo.

Crianza

Por tratarse de un deporte que cuenta en la actualidad con mucha relevancia, la reproducción y cría de los ejemplares de esta raza debe ser bastante exclusiva, por lo que quienes se manejan en este mundo han tratado de perpetuarla. Para ello en la actualidad, hacen uso de la tecnología de tipo embrionaria, con la cual se obtiene el 40% de los ejemplares de esta raza. Estos caballos son criados con este propósito.

La tecnología embrionaria consiste en extraer del útero de la yegua que participa en los juegos de polo, el embrión ya implantado y colocarlo en el útero de otra yegua, esto con la finalidad de mantener las características genéticas que generarán las físicas de los padres. Además, luego de este procedimiento la madre queda en capacidad de seguir activa en el juego. Generalmente estos animales son alimentados con pienso equilibrado.

Comportamiento del Caballo de Polo

Los caballos de polo son capaces de alcanzar los 60 kilómetros por hora, en pleno juego. Se caracterizan por tener, gran agilidad y resistencia. Además, el carácter o temperamento es de vital importancia ya que el caballo debe ser capaz de responder cuando está sometido a presión, por lo que no debe excitarse o ser difícil de controlar, por lo que deben ser animoso y tener coraje. Un detalle relevante acerca de estos ejemplares, en relación con el deporte, es que la mayoría de los caballos utilizados para su realización, son yeguas.

Caballo de Polo

Entre sus características principales tenemos, que deben poseer un cuello largo, cruz robusta, dorso corto y una grupa poderosa. En cuanto a su adiestramiento este puede durar varios años.

Utilidad

Como su nombre lo indica, estos caballos son utilizados para la práctica del deporte conocido como polo. Estos caballos están entrenados y capacitados para que el jinete los maneje con una sola mano en las riendas, así como para responder tanto a las piernas del jinete como a las señales de peso, esto con la finalidad de seguir adelante, girar y detenerse.

Aunque su uso reproductivo no se encuentra muy difundido, hay criadores que hacen uso de esta opción, sin dejar el tema deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *