Caballo Petramo

El caballo petramo es un descendiente directo de los caballos traídos al nuevo mundo por los primeros españoles. Confundidos por muchos como un caballo salvaje, actualmente existe una gran diferencia tanto en apariencia como en ascendencia. El petramo como raza doméstica moderna difiere del mustang salvaje de libre circulación. Los últimos animales descienden tanto de los caballos españoles como de otros caballos domésticos escapados o liberados de varios colonos.

Colón, por orden del trono español, comenzó a traer los primeros caballos españoles al nuevo mundo en su segundo viaje. A partir de entonces, cada barco que se dirigía al nuevo mundo, por orden de la corona, transportaba animales de cría de elección, ganado español, ovejas, caballos, entre otros. Se establecieron granjas de cría en el caribe, y, posteriormente en México.

Hoy, vamos a desarrollar todo lo referente con este caballo petramo que es bastante desconocido, pero también interesante. ¡No te lo puedes perder!

Historia del caballo petramo

El caballo petramo es una raza de equinos clasificada dentro del grupo más grande del caballo español colonial, desarrollado a partir de animales traídos por primera vez de la península ibérica a las Américas durante la conquista y el establecimiento de la colonia española de lo que hoy se conoce como México. A medida que la conquista de México progresó durante el siglo XVI, manadas de caballos se extendieron hacia el norte y en los primeros cien años, que fueron robados y comercializados por las tribus apaches y comanches a varias tribus a través de las grandes llanuras y montañas rocosas.

Al borde de la extinción en la primera parte del siglo XX, el caballo petramo, también conocido como mustang español, es una de las primeras razas desarrolladas a partir de un programa de conservación planeado para salvar a los descendientes de estos caballos españoles.

El petramo actual es un caballo moderno que no ha perdido ninguno de los rasgos encontrados en los caballos de antaño. Aún poseen esa resistencia y capacidad para viajar largas distancias sin estrés excesivo.

Características del caballo petramo

Caballo PetramoEl petramo es un caballo musculoso liso con una espalda corta, grupa redonda y cola baja. El acoplamiento es suave y la apariencia en general es de una raza equilibrada y bien construida. La circunferencia es profunda, con un hombro relajado y una cruz bastante pronunciada. La consistencia en el tipo es importante y el petramo debe ser inmediatamente discernible a la vista para cualquier persona familiarizada con la raza.

La construcción del petramo varía desde un tipo más pesado hasta un tipo más ligero sin extremos. La musculatura es muy definida y la altura es de más de más de 15 manos. Las pezuñas, por otro lado, suelen ser redondas y de textura dura y densa con paredes gruesas.

Todos los colores están presentes en el caballo petramo, así como todos los patrones de pintura, incluida la appaloosa, pero excluyendo el tobiano. Cabe acotar que muchos de estos caballos suelen exhibir unas marcas primitivas que le dan un aspecto más salvaje.

Temperamento del caballo petramo

El petramo es un equino muy doméstico, es decir, les gusta estar cerca de las personas. Poseen una disposición afectuosa, en general son curiosos, por lo que suelen vagar un poco, sin embargo, son bastante alerta al peligro, observadores, rápidos y con ganas de aprender todos los días. También se le considera una raza inteligente con un sentido innato de auto conservación.

Salud y Vida

Son conocidos por presentar una buena resistencia a las enfermedades, y, a día de hoy, no se le conoce ninguna en específica, por lo que se podría decir que es una raza saludable que fácilmente puede alcanzar los 25 años como mínimo.

Usos y propósitos

El petramo es un caballo con una excelente resistencia. Venerado por su capacidad para cubrir largas distancias, es usado para monturas generales y jinetes de resistencia. También se utiliza para competir en una variedad de eventos de equitación inglesa y occidental.

Si te gustó el artículo quizás te interese leer: Pottoka

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *