Caballos españoles: morfología, tipos, características

Los caballos españoles tienen una larga y antigua historia. La sangre de los caballos españoles se encuentra en casi todas las razas equinas que evolucionaron en América del Norte durante los últimos 500 años. Los caballos españoles ayudaban a llevar exploradores y, más tarde, colonos. Poseen muchas características que lo hacen único, como el carisma, la elegancia, durabilidad y resistencia a través de su suave marca y uniforme recorrido.

Los rasgos convirtieron al caballo español en un socio firme y confiable para los exploradores a medida que forjaron nuevos senderos en los continentes todavía están en muchas de otras razas que existen en la actualidad.

Sigue leyendo para saber todo sobre esta gran raza de caballos.

Origen e Historia de los caballos españoles

La ciencia muestra que había al menos un caballo salvaje prehistórico al que se remonta al caballo español de hoy día. Los documentos más antiguos mencionan a un caballo salvaje que se llamaba zebro, cebra o encebro. La Sorraira en la actualidad representa lo que queda de este caballo primitivo, salvaje y ancestral.

La influencia del caballo español fue increíblemente generalizada, ya que fueron capturados por invasores que regresaban a sus propios territorios y países con estos animales. Estos caballos eran un hecho conocido por los griegos invasores en el año 3.000 AC cuando aprendieron sobre la caballería ibérica.

Se sabe que el caballo español o ibérico era muy apreciado por los fenicios, cartagineses, griegos y romanos. Los moros encontraron al caballo ibérico superior y, durante su larga ocupación en la península ibérica, continuaron criándolo.

Características físicas de los Caballos Españoles

caballos españoles

El caballo español es conocido por su excelente presencia. Es un caballo imponente y elegante. Entre sus principales características destaca el aspecto equilibrado y armonioso, el cuello robusto y arqueado, la melena larga delgada, pecho grande, cabeza alargada y orgullosa apariencia.

Tienen ojos grandes y expresivos, un perfil largo y recto, labios delicados, fosas nasales ensanchadas y mejillas cinceladas. El cuerpo es redondeado, con hombros largos e inclinados y cejas bien curvadas. El cuello es muy musculoso, con cresta y curvado. Las piernas están bien formadas con muchos huesos y los cascos están limpios.

La mayoría son de caballos españoles son grises. A menudo, nacen negros o gris muy oscuro, pero se aclaran a medida que envejecen. La gran cantidad que se encuentran registrados en el mundo son de topo de plata, gris, negro o blanco.

Tipos de Caballos españoles

Existen dos razas de caballos españoles generales que han enriquecido y envalentonados las monturas modernas. Estas son:

Caballo Andaluz

Este tipo de caballo español se originó en la provincia de Andalucía. Las pinturas rupestres de sus ancestros remontan a una antigüedad estimada de 20.00 años, se han encontrado en la península ibérica, donde se encuentran actualmente España y Portugal. Los antiguos griegos y romanos veneraban al aballo andaluz por su coraje, agilidad y belleza. Los caballeros de la Europa medieval cargados en batalla a horcajadas sobre sus amplios lomos.

Caballo Español Colonial

Después de la llegada al nuevo mundo que conocemos, se establecieron granjas de cría de caballos españoles en el Caribe y México para criar los españoles coloniales que transportarían los jinetes para las conquistas y exploraciones.  Durante decenas de años, el español colonial fue intercambiado y  robados, algunos escaparon para convertirse en las manadas salvajes de américa del norte.

Temperamento y carácter

Todos los expertos coinciden en destacar el excelente temperamento del caballo español como su principal característica positiva. Es tranquilo, gentil, y muy obediente, que nunca reacciona bruscamente y nunca se aburre, incluso si no anda en movimiento. Por esta razón ha sido el caballo ideal para pasear.

También es un caballo con gran inteligencia y capacidad de aprendizaje, lo que le da una versatilidad enorme para distintas disciplinas. No solo sirve como caballo de paseo, también para competiciones de doma clásica, vaquera, competiciones de arte rejoneo, entre otras actividades. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *