Caballos famosos de la historia

Los caballos se han vuelto famosos por acompañar a figuras importantes que han marcado la diferencia en la historia. Después de todo, son compañeros leales, inteligentes y fuertes. Y es que todos los relatos, cuentos, leyendas y películas, donde una persona hace la diferencia, siempre van montando un caballo que los conduce a conquistar reinos, forjar imperios, libertar países, pelear arduamente y ganarse la admiración de todos.

¿Por qué los caballos son tan famosos?

Los humanos han domesticado los caballos desde hace aproximadamente 3.000 años y desde entonces no se han separado de sus dueños convirtiéndose en los mejores aliados para el trabajo, los viajes y las guerras. Ya sea por su velocidad, fuerza, inteligencia, siempre han destacado y se han hecho un hueco en la historia.

Desde caballos en la antigüedad, hasta las aclamadas estrellas de televisión, he aquí los caballos más famosos de la historia.

Los caballos más famosos de la historia

Rocinante

Rocinante es el nombre del caballo delgado y torpe de Don quijote de la Mancha, en la aclamada novela “Don Quijote” de Miguel de Cervantes Saavedra, publicada en 1605. Este caballo no posee las extravagantes cualidades que uno esperaría de un corcel de un legendario caballero y admirado por todos. Sin embargo, tanto Rocinante, como Don Quijote, han sido una fuente de inspiración empática para muchos artistas y se ha convertido en uno de los más populares de toda la historia.

Bucéfalo

Bucéfalo fue el caballo favorito de Alejandro Magno, el conquistador. Lo consiguió a la edad de 12 años de un comerciante que se lo ofrecía a su padre, pero como nadie podía domarlo, este no se interesó. Fue entonces, cuando ágilmente Alejandro lo domó y consiguió su confianza hasta mucho tiempo en la guerra. Era un enorme caballo con un ojo azul, y Alejandro lo montó en numerosas batallas y es lo que lo hace unos de los caballos famosos. Es posible que haya muerto a causa de numerosas heridas durante la batalla contra el Rey Porus.

Marengo

Marengo es uno de los caballos de guerra más famoso que acompañó a Napoleón Bonaparte. Aunque el emperador tenía muchos equinos, este semental árabe era su favorito. Llegó a Francia en 1799, y en 1800 fue nombrado “Merengo” después de la batalla entre Francia y Austria. Acompañó a Napoleón en numerosas batallas, incluida la de Waterloo en 1815. Después de eso, los británicos capturaron al  caballo y vivió en Inglaterra hasta 1831, donde murió. Su esqueleto fue exhibido en el museo del ejército nacional en Chelsea.

bucefalo caballos famosos

Palomo

Palomo era el caballo blanco y alto de Simón Bolívar, el libertador de América Latina. Un campesino llamado Casilda que, según las creencias locales, soñaba con darle un caballo a un gran general, le presentó el animal a Bolívar. Palomo fue el caballo fiel de Bolívar en muchas campañas durante la lucha por la liberación. Después de una larga macha, Palomo murió trágicamente al cuidado de uno de los oficiales de Bolívar. Es quizá el caballo famoso en américa latina. 

Pegasus – Caballos mitológicos famosos

Según la mitología, pegasus fue un caballo alado inmortal que brotó del cuello de la decapitada Medusa. Fue domesticado por Ballerophon, quien lo montó en la batalla contra el monstruo que escupe fuego conocido como quimera. Más tarde voló hasta el olimpo donde se convirtió en el portador del rayo de Zeus. Pegasus es un icono de la historia y ha sido mencionado en numerosas historias, cuentos, películas y es un símbolo de referencia del caballo por excelencia, por lo que destaca como un gran caballo famoso. 

Tornado

Es el famoso caballo montado por el personaje “El Zorro” en varias películas y libros. Tornado se dice que es inteligente y rápido. Es un caballo rápido y fuete. Al ser tan negro como el zorro, tanto jinete como caballo podían eludir la captura fácilmente por las noches. Se hizo famoso gracias a las series donde acompañó al personaje principal en cada una de sus aventuras. 

Caballo de troya 

El caballo de Troya fue un refugio que usaron los griegos durante la guerra de Troya. Después de un asedio infructuoso de 10 años, los griegos construyeron un enorme caballo de madera donde escondieron a sus mejores hombres en el interior, incluido Odiseo. Los griegos se alejaron y los troyanos arrastraron el caballo a su ciudad como un trofeo de guerra. Luego los griegos se deslizaron fuera de caballo y abrieron las puertas a su otro ejército para posteriormente destruir la ciudad. Actualmente es un icono de la cultura y ha llegado a significar cualquier truco o estrategia que hace que un objeto invite al enemigo a entrar a un lugar protegido de manera segura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *