El potasio en los caballos

El potasio en los caballos, es un mineral que ayuda a preservar el equilibrio  de los fluidos fuera y dentro de las células y está implicado en casi todas las funciones del cuerpo. Por esta razón es importante el potasio en los caballos, pero especialmente en los de competencia.

El Potasio cuyo símbolo en la tabla periódica es K, es el principal electrolito intracelular positivo K+. Este electrolito regula la presión osmótica y está garantizado en el caballo cuando consume cantidades adecuadas de forrajes.

potasio en los caballos
potasio en los caballos

¿Por qué es importante el potasio en los caballos?

La función más importante del potasio es  ayudar a la acción enzimática, al funcionamiento de la membrana celular. También ayuda a la conducción del ritmo cardiaco, al almacenamiento de glucógeno, al funcionamiento del riñón.

El potasio participa en la conducción de los impulsos nerviosos y a mantener una correcta función muscular. Esto lo hace con los músculos del sistema locomotor y con los músculos del corazón.

En caso de que ocurra un cambio aunque sea muy pequeño en la cantidad total de potasio dentro y fuera de las células. Afectará de forma negativa el rendimiento atlético del caballo. Esto debido a que no hay un equilibrio entre el sodio y el potasio dentro y fuera de las células, lo que ocasiona que no tengan una correcta actividad los nervios y músculos.

Por esta razón el cuerpo trabaja para mantener en sangre un nivel de potasio que se ubique dentro del baremo normal. Para que esto ocurra la sangre algunas veces sustrae potasio del interior de las células.

¿Cómo pierde el caballo el potasio?

El cuerpo del caballo mantiene de forma eficiente el potasio que necesita, pero siempre pierde una determinada cantidad. Esto lo hace a través de las heces, de la orina, las secreciones y  el sudor.

El  caballo también puede perder potasio en cantidades mayores cuando padece alguna enfermedad, como es el caso de la diarrea. La forma de perder potasio más conocida  es a través de la sudoración, lo que puede ocasionar en el caballo deshidratación.

Para evitar la deshidratación es necesario que el caballo tenga un buen aporte de potasio y agua a su disposición. Lo cual le permitirá  reemplazar las pérdidas causadas por la sudoración.

¿Cómo proporcionar suplementos de electrolitos al caballo?

El principal suplemento que debe estar al alcance del caballo es la sal o el cloruro de sodio. La mayoría de estos animales consumen por instinto y para satisfacer sus necesidades una cantidad de sal suficiente.

Pero es recomendable vigilar la cantidad de sal que se le da al caballo en los casos de que  la temperatura ambiente sea muy elevada. También cuando el caballo desarrolla un trabajo intenso.

Cuando el caballo realiza un trabajo intenso, tiene que consumir aproximadamente  1,3 Kg de sal en dos semanas. Para los casos de temperaturas  elevadas, cuando la temperatura es baja el consumo debe ser en tres semanas.

El caballo no realiza un trabajo intenso y usa el bloque de sal de forma regular no requiere de suplementos adicionales de electrolitos.

Cómo calcular cuànto come un caballo

Tenemos la imagen de los caballos que pasan todo el día comiendo pasto en el establo. Si bien es el alimento indicado para estos animales, debemos prestar atención a la cantidad. Si nuestro caballo come demasiado, y no quema esa energía, podría contribuir a sobrepeso y baja condición física. Y, si no nos aseguramos que esté comiendo lo suficiente, podríamos ver un rendimiento deficiente en su bienestar general.

La cantidad de comida sí importa. Especialmente en un animal que necesita vitaminas y calorías para mantenerse saludable y pierde y gana peso fácilmente.

Abordar el tema no es fácil. Cada caballo tiene una edad, raza, fisionomía y necesidades diferentes. Sin embargo, en esta publicación, decidimos analizar detalladamente cómo calcular cuánto come un caballo siguiendo las recomendaciones de los expertos en caballos.

¿Qué tener en cuenta al calcular cuánto come un caballo?

Primero que nada, vale la pena aclarar que el número siempre será un valor aproximado. No podemos determinar específicamente cuánto necesitan los caballos. Es tu deber como cuidador ir probando y monitoreando las raciones de comida.

cuanto come mi caballo

Segundo, hay diversos factores que entran en juego, como la raza, edad, la condición, el uso del caballo –si lo mantienes en un establo o es para carreras u otros eventos deportivos–, su peso y la intensidad del trabajo.

No es lo mismo alimentar a un caballo que trabaja en el establo, y no gasta demasiada energía, que uno que compite cada semana y lleva un duro entrenamiento.

Tercero, tener en cuenta el tipo de comida y el porcentaje de cada uno en su alimentación. Los caballos comen forraje y pienso. El forraje son las plantas cultivadas que encuentra en el establo, o se la proporcionamos nosotros, y están constituidos por heno, hierba, pasto y paja. El forraje es el protagonista de su dieta. Contiene fibra, que es lo que lo mantendrá en plenitud de energía y en buena condición.

La otra comida es el pienso, alimento seco constituido por cereales, como avena y cebada, que se le administra a los caballos en menor porcentaje que el forraje. Gracias al pienso consigue el resto de nutrientes para mantenerse saludable.

De acuerdo a los especialistas, la distribución del porcentaje en pienso y forraje variará según el nivel de actividad del caballo. Si es un caballo de baja carga e intensidad física, lo ideal es que consuma un 65%-70% de forraje y el resto en pienso. Si la actividad física es alta, entonces un 50%-50% es suficiente.

Cómo calcular cuánto come un caballo

En realidad es sencillo calcular cuánto come un caballo. El proceso es similar al de otros animales, ya que se toma en cuenta el mismo indicador: el peso. Partiremos desde este dato para saber cuántos kg de pienso y forraje debe comer un caballo.

Cuando conoces el peso del caballo, deberás aplicarle un porcentaje entre 1.5% y 2.5% del total. Si es un caballo adulto, que necesita menos calorías, aplicas el 1.5%-2.0%. Pero, si se trata de un caballo joven, o una yegua lactante, deberás usar el 2.0% y 2.5%.

Veamos un ejemplo.

Supongamos que tienes un caballo joven que pesa 400 kg y tiene una actividad física media. Procedes a tomar tu calculadora científica e introduces los datos: 400 kg x 2% = 8 kg entre pienso y forraje. Posteriormente, partiendo desde el dato de la condición, deberías distribuir la comida en 60% de forraje y 40% de pienso.

calcular cuanto come un caballo

Finalmente, te preguntarás: ¿y en qué frecuencia debería comer el caballo? Los especialistas recomiendan que todo el día debe tener esos 8 kg a disposición para comer. Si lo haces por rondas, solo lo acostumbrarás a que desarrolle una mentalidad de pastoreo y perjudicará su sistema digestivo, el cual mucho más exigente que el de nosotros los humanos.

Enfermedades de los caballos más comunes

Como propietarios de caballos debemos conocer las enfermedades equinas comunes. El problema es que la mayoría de ellas son desconocidas. No hay tanta información como nos gustaría, o son asintomáticos.

Es difícil, pero no imposible. Teniendo en cuenta que en la antigüedad fueron usados para el transporte y el trabajo duro en el campo, los primeros médicos veterinarios se centraron en investigar, identificar y tratar las enfermedades equinas.

El resultado aún prevalece. Hoy conocerás enfermedades de los caballos más comunes. Te explicaremos el tratamiento a aplicar para cada patología y las medidas recomendadas, en lo posible, para prevenir que tu caballo, o establo, se enferme.

Es tu deber como cuidador, o propietario, de caballos reconocer los primeros síntomas, atender según sea el caso y llamar al veterinario antes que sea demasiado tarde.

Enfermedades de caballos comunes

Desde infecciones transmitidas por mosquitos, hasta problemas neurológicos presentes en caballos, perros y humanos. Estas enfermedades afectan habitualmente a los equinos y por ello debemos estar atento a la mínima señal.

enfermedades de caballos y sus tratamientos

Rabia

La rabia es una enfermedad común en mascotas. Se transmite por la mordedura del animal infectado y afecta el sistema neurológico. Cuando los caballos contraen rabia, se tornan salvajes y buscan morder a otros animales o humanos, ya que no controlan sus impulsos.

La rabia es un virus que se propaga a través de los nervios espinales hasta conseguir afectar las funciones cerebrales mediante encefalitis masiva –inflamación cerebral– y luego se replica en todo el sistema central en la medula espinal.

Los caballos pueden contraer rabia si otro animal portador, como por ejemplo mapaches, perros o zorrillos, lo muerden. Esta enfermedad también puede trasmitirse de animal-humano, por lo que si tratas con equinos rabiosos, recuerda tener cuidado.

La prevención de la rabia equina es la vacunación. Funciona para todos excepto en yeguas de cría, las cuales deben vacunarse antes de iniciar el apareamiento.

Cólico equino

Los cólicos son alteraciones intestinales provocadas por lesiones en la mucosa del intestino de los caballos. Estas enfermedades, o más bien lesiones, provocan dolores espasmódicos agudos acompañados de problemas en el tracto digestivo. Se origina en el estómago, cubre el peritoneo y la pared abdominal.

Generalmente se produce cuando el caballo no se hidrata bien o no come suficiente fibra.

Los síntomas incluyen: deshidratación, sudoración, movimientos incontrolados, nerviosismo, estreñimiento, entre otros. Cuando se torna agudo, el animal se revuelca por el dolor en la pared intestinal.

Hay varias recomendaciones para tratar el cólico agudo en equinos. Desde alimentar poco a poco al caballo –recuerda el problema en el tracto estomacal–, dejarlo descansar en una posición donde no se haga daño, que se hidrate bien y realice ejercicio unas dos veces al día para mejorar el tránsito intestinal.

Si bien no hay tratamiento médico que solucione por completo los cólicos equinos, los fármacos espasmolíticos, como buscapinas, ayudan a controlar el dolor. Para desinflamar la pared abdominal y mejorar la salud del caballo, se recomienda antiinflamatorios.

Arteritis viral equina

Se trata de una enfermedad viral muy contagiosa que ataca principalmente a caballos, ponis y, en menor medida, a burros. Se conoce como el virus de la arteritis equina (VAE), se transmite por las vías respiratorias y venéreas de los animales y quienes portan la enfermedad excretan secreciones respiratorias.

Los síntomas de esta patología incluyen:

  • Vasculitis diseminada
  • Arteriolas y vénulas pequeñas
  • Congestión
  • Fiebre
  • Hemorragias sobre el tejido del abdomen
  • Edema
  • Edema pulmonar
  • Infartas esplénicos

No existe medicamento específico para tratar la arteritis viral equina. Lo único es mitigar la fiebre y tratar el edema pulmonar con otros fármacos.

Asimismo, el caballo debe descansar y reducir la rutina de entrenamiento hasta mejorar.

enfermedades en equinos

Infección por tenias

La infección por tenías es una de las enfermedades más graves que puede contraer tu caballo. Lastimosamente, es una de las más comunes. Según estadísticas, afecta al 69% de los equinos en Reino Unido.

Es provocada por el tétanos –científicamente conocido como Clostridium tetani–, una bacteria que se encuentra en el suelo rico en materia orgánica que entra por las patas de los equinos a través de las heridas y arañazos.

Esta enfermedad presenta varios síntomas y generalmente aparece a los 8 días de incubación. Los más frecuentes son: contracciones musculares involuntarias y constantes, problemas para masticar, daño en los músculos y en el sistema central.

Por suerte, existe una vacuna que debe administrarse anualmente. Se conoce como toxoide tetánico.

La gravedad de la enfermedad dependerá de la carga viral. Algunos sufrirán síntomas leves, mientras que otros pueden fallecer. El historial clínico es clave.

Gripe

La gripe, o influenza equina, es común en estos animales. Es similar al resfriado humano. Se contagia mediante infección viral por las partículas víricas de caballos previamente infectados o si aspiran la vestimenta del equipo de mantenimiento o cuidado del establo donde se encuentran.

Es un problema médico que afecta las vías respiratorias, dificulta la capacidad pulmonar y daña los bronquios.

Los síntomas de la influenza equina incluyen:

  • Tos
  • Secreción nasal
  • Fiebre
  • Dolencias
  • Bronquitis
  • Pérdida del apetito

La gravedad del caso dependerá de la carga viral. Algunos caballos, incluso, no presentarán síntomas. Otros, en cuadros graves, durarán hasta 6 meses con síntomas.

El tratamiento consiste en suministrar medicamentos contra la neumonía y la bronquitis. Lo ideal es atacarlo rápido, ya que estas cepas de bacterias suelen formar nuevas cepas y permanecer en el organismo durante meses.

En cuanto a la prevención, hay una vacuna para la gripe de caballos. Se recomienda aplicarla a todo el establo –de tenerlo– para evitar brotes masivos.

Papera equina

Aquí sucede algo interesante. Y es que si bien se denomina papera a esta enfermedad, no es la misma que la humana. Lo que ocurre es que presentan síntomas similares, como inflamación en la zona de la mandíbula –presente en caballos y humanos–.

La diferencia es la zona del cuerpo que afecta. A los humanos las glándulas salivares, y a los equinos los ganglios. De hecho, la papera equina también se conoce como inflamación de los ganglios.

El síntoma por excelencia es inflamación o hinchazón en la garganta que se complica a medida que el virus se apodera del organismo. También puede reconocerse por la pérdida de apetito, aumento de fiebre y dificultad para alimentarse –tienen problemas para masticar debido a la inflamación en la garganta–.

También se les dificulta respirar, secretan muscosa nasal amarilla y blanquecina dependiendo de lo avanzado que esté el caso clínico por papera equina.

El tiempo de detección es clave para mitigar los efectos mortales –sí, puede acabar con la vida de tu caballo–. Si identificamos rápido la papera, y solo ha afectado superficialmente al animal, el tratamiento ayudará mucho en la recuperación.

Se recomienda aplicar antibióticos, antiinflamatorios para bajar la hinchazón de mandíbula y otros fármacos para subir las defensas del animal y controlar los aumentos de temperatura.

enfermedades más graves de tu caballo

Si tu caballo es fuerte, está bien alimentado y atacas rápido la patología, se recuperará en menos de 2 semanas.

Requisitos para tener un caballo

Si entraste en esta publicación suceden dos cosas: quieres tener un caballo o tienes uno y deseas más información.

Adoptar o adquirir un caballo es una gran responsabilidad. Debemos asegurarnos de que esté bien alimentado, en excelentes condiciones de salud, galopee en terreno abierto y tenga todos sus documentos al día.

No es simplemente montar y desentenderse del animal el resto del día, e incluso, semanas.

Buenos caballos son la imagen de buenos cuidadores y propietarios. La siguiente publicación va dirigida a ese tipo de personas que se preocupan por el bienestar de su equino.

Te diremos cuáles son los requisitos para tener un caballo. Sigue leyendo; la información de web sobre requisitos te será de muchísima ayuda.

Requisitos para tener un caballo

¿Cuándo un caballo está legal? ¿Cuánto terreno necesito en casa para tener un caballo? ¿Qué comen los caballos? ¿Debo invertir mucho dinero? Esas preguntas serán contestadas a continuación.

Legislación

Los caballos deben estar debidamente identificados con un ‘Documento de Identificación Equina’ o pasaporte para caballos.

Requisitos para tener un caballo

Si estás adquiriendo por primera vez el equino, llama al veterinario para inyectarle el microchip en su cuerpo y asignarle un número único al caballo. Esta identificación la tendrá toda la vida salvo que te ‘deshagas’ de él o cambie de propietario.

Una vez lo tengas registrado, es momento de sacar el certificado en la Oficina Comarcal Agraria para el código REGA (registro ganadero); documento que certifica la tenencia del equino.

También te permitirá transportar el animal sin  que te detengan o pregunten por las condiciones del caballo.

Cada Comunidad Autónoma es diferente. Unas pondrán más trabas que las otras. Lo mejor que puedes hacer es acercarte a las oficinas agrarias de tu localidad y hacer las investigaciones pertinentes.

Finalmente, necesitarás sacar un certificado en el ayuntamiento –si vas a mantener el caballo en casa– para explicar el manejo de los desechos y dónde lo tendrás recluido.

Espacio

¿Qué es lo primero que piensas cuando escuchas sobre caballos? Yo imagino un terreno extenso, praderas elevadas, pasto verde y el equino galopando.

Seguro que tú también. Es lógico. Son animales que necesitan terreno para andar, comer y realizar actividades físicas.

Algunos lo recluyen en un box. Llamado habitualmente ‘casa para caballos’, es una infraestructura para mantener recluido a los equinos. Aquí pasan la mayor parte del tiempo comiendo y descansando.

Y aunque es una opción, no es la mejor. El encierro los hará propensos a enfermedades de origen claustrofóbico. Como estrés y ansiedad.

Si no cuentas con el terreno necesario, lo mejor es que estén en un centro hípico o canódromo.

Pero, ¿cuánto es terreno necesario? Según la legislación, entre 2.000 y 2.500 m².

Inversión

Otro requisito para tener un caballo es el capital financiero con el que dispones. ¿Piensas que comprar o adoptar al equino y montarlo es suficiente?

Evidentemente no.

Este animal necesita alimentarse; deberás comprar alimentos según la dieta de los caballos. También hay que mantenerlos limpios y eso requiere productos de cuidado animal y equipamiento como peines, tijeras, etc.

Tampoco podemos olvidar los gastos al veterinario. Las visitas son normalmente mensuales o trimestrales. Además del pago al profesional, también hay que comprar vacunas, medicamentos, herraje, etc.

Y, finalmente al menos por ahora porque podríamos hablar extensamente de esto, necesita equipo para montar. No puedes galopar sin el equipamiento correcto. Esto es imprescindible tanto para tu seguridad, como para la del equino.

Alimentación

Los caballos son herbívoros. La mayor parte de su tiempo lo pasarán comiendo.

¿Y qué comen? Hierbas, heno, paja, forraje, frutas, verduras y algunos cereales.

Consejos para tener un caballo

Siendo más específico, crea una dieta a base de: manzanas –son sus favoritas–, lechugas y remolachas. Necesitan fibra, y en altas dosis.

¿Qué comen los caballos?

Si eres amante de los caballos seguramente querrás saber qué comen nuestros queridos animales de gran contextura y fuerza física. La respuesta es sencilla. Los caballos comen pasto y heno, que son sus alimentos básicos. Pero también consumen varios tipos de alimentos como concentrados, frutas verduras y granos para mantener una dieta balanceada que los mantenga saludables y le den energía.

Los caballos tienen necesidades dietéticas muy particulares, ya que son herbívoros y tienen un tracto digestivo muy diferente al de los humanos. Su largo sistema digestivo requiere alimentos altos en fibras que se consuma en pequeñas cantidades durante un largo periodo de tiempo. Y la verdad es que los caballos pasan la mayor parte de su tiempo comiendo. ¡Es su actividad favorita!

Aquí hay un resumen de los alimentos que debería comer los caballos y algunas cosas que definitivamente no deberían darle.

¿Qué comen los caballos?

El desayuno, almuerzo y cena favorita de los caballos es una buena hierba. Es prácticamente su actividad favorita y lo realizan siempre que pueden. Pero también les encanta consumir otro tipo de alimentos entre los que se encuentran:

Heno

Para evitar problemas de salud, los caballos se deben alimentar con heno de calidad, sin moho ni polvo. La alimentación de heno mohoso y sucio solo complicaría la salud del caballo y provocaría problemas de indigestión y dificultades respiratorias. Existen varios tipos de heno, incluyendo alfalfa, bermudas, avena y de hierba. El heno generalmente se puede obtener en fardos y cubos. El alfalfa, en particular, es muy rico en proteínas.

Granos

La avena es un grano tradicional con los que se alimentan los caballos. Sin embargo, también pueden ser alimentados con pequeñas cantidades de otros granos como el maíz. Algunos granos, como el trigo, no son buenos ni recomendables para los caballos. Los granos que se cultivan, cosechan y procesan como lo hacemos ahora, no son alimentos naturales para caballos. Así que tenga cuidado de no dar una cantidad excesiva de granos a su caballo para que no desarrollen cólicos.

Concentrados

Los concentrados suelen ser una mezcla de cosas como granos, semillas de lino, pulpa de remolacha y maleza, con la finalidad de obtener el mejor sabor, energía, vitaminas y minerales posibles. Los concentrados, como el grano, ayudan a compensar cualquier déficit en nutrición y proporcionan una fuente rápida de energía. Las yeguas, potros, yeguas lactantes y caballos de alto rendimiento se benefician de esta alimentación.

Una dieta de caballos no tiene por qué ser únicamente pasto y heno. Los concentrados son otro ingrediente vital de la comida de un caballo. Estos están destinados principalmente a complementar el forraje o el heno al proporcionar una buena nutrición.

Agua

Los caballos requieren tomar hasta 12 galones de agua, lo equivalente a 38-45 litros diariamente. Siempre debe haber suficiente agua limpia y fresca disponible para que la beban y se mantengan hidratados.

Frutas y verduras

Al igual que los humanos, a los caballos les gusta consumir buenas frutas y verduras. Pueden ser alimentados con algunas frutas como la manzana, peras, naranjas, piñas, plátano o sandía, son ricas opciones. Y verduras como las zanahorias y remolachas, son su preferida

Caballos comiendo

Golosinas

Muchos dueños de caballos realmente aman darles a sus animales las golosinas de vez en cuanto hechas a base de manzanas, zanahorias, avenas, y maleza. Estos son excelentes cuando se trata de alentar a los caballos que son comedores exigentes. También puede ganarse su confianza, afecto del caballo y fomentar el buen comportamiento.

¿Cuántas veces comen los caballos?

Alimentar a un caballo solo dos veces al día puede causarle muchísimo sufrimiento. Los caballos pastan lentamente y con frecuencia durante aproximadamente 18 horas al día. Esto significa que un caballo debe ser alimentado todo el día si es posible. No tienes que alimentar a un caballo a una hora específica, mientras le des los alimentos correctos, todo estará bien.

¿Qué no comen los caballos?

Algunos alimentos y plantas en realidad no son seguros para los caballos, ya que pueden ser tóxicos para ellos. Entre los que se incluyen:

  • Lino azul silveste
  • Lirio de los valles
  • Saúco
  • Dedalera
  • Cicuta
  • Algodoncillo
  • Adelfa

También existen algunas frutas y verduras que no son seguras. Verduras como el pimentón, los tomates y las papas pueden enfermar gravemente al caballo. Contienen pequeñas cantidades de solanina, que se considera venenosa para los caballos. Las frutas como el aguacate también son venenosos para nuestros grandes amigos.