¿Qué es la equitacion? Todo lo que deberías saber

La equitación es una disciplina que ha maravillado a numerosas personas históricamente. No solo es una actividad para competencias deportivas con caballos, también es una práctica relajante, con muchísimos beneficios tanto emocionales, como físicos. Pero, ¿qué es realmente la equitación y por qué normalmente existe tanta confusión? Nosotros vamos a responder a esas preguntas, en la siguiente publicación. Si deseas saber todo lo relacionado, acompáñanos.

¿Qué es la equitación?

Para comprender todo lo relacionado con la equitación, primero debemos enfocarnos en la definición. En palabras sencillas, se trata del conjunto de habilidades empleadas para montar, y controlar, la conducción de un equino –normalmente un caballo de competición–. Así pues, cuando hablamos de la equitación, nos estamos refiriendo no solo a montar a caballo, sino también a controlarlo para que realice cambios de velocidades –trote y corridas–, igual ejercicios en el aire, como saltar, transmitiendo nuestras órdenes mediante estimulaciones.

que es equitación

Para muchos, la equitación es una actividad que se relaciona solamente con competiciones deportivas. Pero eso no es así. La equitación es reflejo de entrenamiento para andar en caballo por un espacio abierto, logrando que los animales realicen lo que deseemos en una montura. De hecho, es usado actualmente como una disciplina de entretenimiento para niños, como un tratamiento para personas con problemas cerebrales, o simplemente como actividades recreativas.

También vale la pena mencionar que la equitación ya se venía practicando históricamente. Los policías, antes de que los coches dominaran las vías y carreteras, usaban la equitación para manipular a los caballos, andando y monitoreando las zonas. Luego fue cuando, deportivamente, se convirtió rápidamente en la disciplina de moda. Usándose en diferentes disciplinas, incluyendo saltos, clavados, obstáculos, riendas, rodeo, conducción perfecta y mucho más.

¿Cómo funciona la equitación?

Te seremos sincero: la equitación, una vez que le tomas la vuelta, no es una actividad complicada. Claro, para las personas que, por primera vez suben a caballos, es normal sentirse abrumado. Ya que el caballo es uno de los más imponentes en el reino animal. Pero, cuando se logra una conexión emocional y física, todo se vuelve más fácil. Sin embargo, habilidosamente, la equitación consiste en enviar diferentes señales a los compañeros equinos para que estos realicen movimientos deseados, como conducción.

Pero, ¿cómo se logra esto? Ya lo mencionamos: los estímulos. Se usa unos accesorios conocidos como riendas o correas, que van amarradas y cuando normalmente se ejerce fuerza direccional –es decir, se indica un respectivo movimiento– el caballo lo realiza. También tenemos otros accesorios que van amarrados a las pantorrillas y funcionan para enviar señales, como aumentar conducción.

Por otro lado, no es algo que evidentemente ocurre con todos los caballos existentes. No, surge como resultado de un entrenamiento para que estos reaccionen a los estímulos mencionados. También requieren de objetos e indumentaria adecuada, cuidados del animal –para que se mantengan en condiciones saludables–.

¿Qué tener en cuenta sobre la equitación?

Para la equitación hay que tener en cuenta diversos aspectos, como las características que todo conductor debe tener en cuenta para realizar las actividades de ecuestre correctamente.

  • Control sobre el caballo. Primero lo primero, la equitación se basa especialmente en el control que tenga el conductor sobre el equino. Consiguiendo que este, mediante las órdenes y los estímulos, realice movimientos específicos.
  • Postura del jinete. Por otro lado, la postura que tenga el jinete es una demostración de los movimientos que se desea. Si se trata solo de un relajado trote, basta con mantener una postura firme, sin el cuerpo en demasiada exigencia. Pero, si se trata de competiciones, se necesita obligatoriamente tomar una postura más agachada, ágil, de modo que movimientos de conducción avanzadas no desestabilicen a la persona encargada del animal.
  • Conexión con el animal. Para algunos puede que no sea algo relevante, ciertamente las habilidades lo son todo. Pero, cuando se tiene una considerada relación con el caballo, es posible que este realice los movimientos solo con simples estímulos. Ya que este se encuentra acostumbrado a la conducción con la persona en específico. Si, desarrollamos una relación con el equino en cuestión, hay muchas más posibilidades de realizar buena equitación.

Disciplinas de equitación

Si se trata de una equitación para actividades normales, como andar, trotar o conducir en un campo abierto, seguramente no necesites saber sobre estas disciplinas. Que se desarrollan normalmente en competencias deportivas y exhibición. Pero, si eres de los que desea aprender equitación para esas competiciones deportivas, presta atención. Ya que vamos a mencionar las principales disciplinas.

disciplinas de equitación

Doma Clásica

La doma es una conducción prolongada –entre unos 5 minutos– donde normalmente se realizan ejercicios con el caballo. ¿Qué tipo de ejercicios? Movimientos de exhibición, aumento o disminución de velocidad, salto de los obstáculos y más.

Salto de obstáculos

Para muchos, esta es la disciplina más complicada de dominar cuando de equitación estamos hablando. Ya que debemos ser capaces de transmitir las órdenes al caballo para que, cuando se acerque a los obstáculos, haga un movimiento de salto. En las competiciones, los obstáculos varían en las complicaciones. Puede que sea simplemente saltar, o conducir por espacios estrechos.

Completo

La disciplina completa, sencillamente, consiste en una combinación de la mencionada doma clásica, con el salto de obstáculos. Se proporciona a los conductores, y equinos, entrenados para maniobrar en espacio abierto, completando los obstáculos en el proceso.

Polo

Este es otra disciplina, pero más enfocada a lo deportivo, donde los caballos separados en equipos compiten en un modelo de fútbol con palas, que se encuentran montando los equinos, y deben llevar la pelota hasta la portería. Esta es una disciplina que, incluso fuera de competiciones, es de las actividades más populares.

Beneficios de la equitación

Como mencionamos al inicio, la equitación es una actividad conocida por sus beneficios físicos y emocionales. Así que hemos aprovechado este apartado específicamente para mencionar cuáles son. De modo que te hagas una idea concreta.

Físicos

Montar a caballo es sumamente beneficioso para el cuerpo, pero los más favorecidos son los músculos. La tonificación del área de las piernas, con la conducción continua, es notoria. También podemos ver mejoras en glúteos, abdomen y espalda –este último en especial se ve favorecido en la firmeza y corrección de la postura–. En caso de que te sientas tensado, es una excelente idea.

Emocionales

Para muchos investigadores, tanto estar en contacto, como conducir con los caballos, ofrece beneficios importantes. Uno de ellos es el equilibrio de las emociones. En caso de que te encuentres expuesto a ataques de ansiedad o depresión, realizar una actividad como la equitación ayuda a controlar las emociones nocivas. Igualmente, se ha relacionado con un incremento de la memoria, atención en actividades diarias y concentración para perseguir los objetivos.

características de la equitación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.